5 TIPOS DE VAMPIROS EMOCIONALES

Si un amigo lo agota cuando le cuenta una película, si su compañero de trabajo se queja todo el día, si vive con alguien que necesita decirle absolutamente todo lo que hizo, está rodeado de personas que consumen su energía, como quien toma tres litros de jugo un día de calor. Acá, una guía para reconocerlos a ellos o al propio vampiro interior.


Andan por ahí sueltos, buscando a quienes hincarles sus dientes. Usted al principio no se da cuenta de sus reales intenciones, pero luego de un tiempo ya empieza a evitarlos, a no contestarles el teléfono, a correrse de las invitaciones. Puede que ni ellos mismos se den cuenta de lo que hacen, pero hay algo en ellos que hacen que usted termine agotado después de estar a su lado, con ganas de correr lejos, a refugiarse de esta bomba expansiva que son. Son los llamados “vampiros emocionales”, esos que, sin que uno se dé cuenta, ¡paf!, atacan con sus historias, sus miedos o sus teatros. Son especialistas en manipular sentimientos, dice el autor del best-seller de autoayuda norteamericano Vampiros Emocionales, Albert Bernstein.

Los vampiros emocionales nos atraen para luego vaciarnos. Los vampiros emocionales son vecinos cálidos y cordiales delante de nosotros, que a nuestra espalda extienden rumores. Al principio, parecen mejores que las personas corrientes. Son brillantes, encantadores. Nos caen bien, confías en ellos, esperas más de ellos que de otras personas. Esperas más, pero recibes menos y al final nos capturan.

A continuación definimos 5 tipos de personas que intoxican nuestras emociones, chupando nuestras energías como un vampiro y acechándonos como si de un depredador se tratase.


1. Antisociales


Los vampiros Antisociales son adictos a la excitación. Lo único que buscan en la vida es pasárselo bien, un poco de acción y una gratificación inmediata de todos sus deseos. La gente los acepta con facilidad y rapidez, y con igual rapidez queda cautivada por ellos. Aparte de la diversión momentánea, poco más tienen que dar.


Los Intrépidos: Son fantásticos para detectar a personas a las que les vendría bien un poco de diversión, en particular la diversión que se rebela contra la autoridad. Llevan a la práctica la “fantasía adolescente”.


Las pataletas de los intrépidos varían de la ira encendida a la fría indiferencia.


Los Engañosos (Vendedores de coches usados) : No es que se dediquen a mentir por amor al arte, sino que desean tanto las cosas que quieren que no les importa Mentir para obtenerlas. Para sus presas la distinción carece de importancia. Por lo general son demasiado astutos para exhibir pataletas grandes y ruidosas. Eso no significa que no hagan comentarios que nos duelan. A veces recurrirán a la estrategia de fingir que están airados.

Ustedes lo tienen, ellos lo quieren, y mentirán, engañarán o robarán para conseguirlo. 


Los Bravucones: Están enganchados a la emoción. La droga de su elección es la Furia. La ira los transporta a una realidad alternativa simple y violenta, en la que sobrevive el más fuerte. Los vampiros Bravucones esperan que trates sus rabietas como si fueran amenazas mortales. Nadie merece que se le grite. Lo mejor es largarse.


En sus mentes, los fuertes son ellos. Les gusta el poder, pero no lo entienden. Ninguna cantidad de poder real puede compararse a la emoción bruta de la confrontación y del dulce e intenso olor del miedo.


2. Histriónicos


Los vampiros Histriónicos viven para conseguir atención y aprobación. Histriónico significa Teatral. Todo lo que ves no es más que un espectáculo, y bajo ningún concepto es lo que recibirás. Son expertos en ocultarse sus propias motivaciones. Creen que jamás hacen algo inaceptable, como cometer errores o albergar malos pensamientos hacia alguien. Solo son personas agradables que quieren ayudar. Si cuestionas eso, lo más probable es que sufras. Es asombroso el daño que pueden causar las personas agradables.


Lo que hay que entender es que su conducta va más dirigida a engañarse a sí mismos que a engañar al resto.

Los Actorcetes: Harán cualquier cosa por llamar la Atención. Tratan de conseguir la máxima atención posible, y poco les importa que sea positiva o negativa. Hacer que se fijen en uno es un deporte competitivo, y los vampiros Actorcetes son los verdaderos profesionales. Algunos han descubierto que si son lo bastante descarados pueden obtener el doble de atención, tanto de la gente que los odia como de la que los adora.


Si los criticas u olvidas los halagos, sufrirás sus pataletas. Emplean los exabruptos tanto como armas y amenazas, o simplemente como expresiones de exuberancia general. Sin embargo, las lágrimas son su especialidad.


Los Pasivo-Agresivos : Anhelan la Aprobación. Siempre están haciendo lo que se supone que deben hacer, pensando lo que se supone que tienen que pensar y sintiendo lo que se supone que deben sentir. Se han creado un papel para sí mismos. En sus mentes son buenos niños, ansiosos por complacer y siempre dispuestos a hacer más de lo que les corresponde. Sencillamente, no ven nada en sí mismos que consideren inapropiado o que no se pueda amar. Eso es lo que los hace peligrosos.


Sufren rabietas apasionadas. Cuando están molestos con nosotros, lo demuestran poniéndose enfermos, malinterpretando nuestras instrucciones o hablando de nosotros con otra persona. Si los haces enojar te consideran alguien que abusa y se consideraran justificados a emprender una acción de represalia.


3. Narcisistas


Lo que quieren los vampiros narcisistas es vivir sus fantasías Grandiosas de ser las personas más inteligentes, con más talento y las mejores del mundo. No radica tanto en que se consideren a sí mismo mejores que otros, sino que no piensan nada en los demás. Sin importar lo que digan, rara vez , hacen algo que no sea por motivos egoístas.


Los Leyenda: Los narcisistas que no pueden convertir sus grandiosos éxitos en realidad, pueden convertir su realidad en sueño. Llegan a ser leyendas ante sus propios ojos. Pueden confundir entre lo que no les gusta y lo que no es importante. Crean Realidades Alternativas que apartan a la gente poderosa y atraen a los débiles. Son desconsiderados. Son famosos por comenzar proyectos que nunca terminan, porque nunca completan las partes difíciles. La causa por la que no triunfan es porque no pueden hacer cosas que no quieren.


Han desarrollado una forma de explosión emocional manipuladora completamente suya. Llámese rabieta de culpabilidad.

Los Superestrellas: Creen en lo más profundo de su alma, que son las personas más Importantes de la Tierra. Si deseas decirles que no son tan grandes como se creen, márchate rápidamente porque te destruirán. Estos narcisistas saben cómo trabajar y cómo vender. Cada uno de ellos tiene una colección de trofeos. Los superestrellas aman los juguetes caros. Ellos van a conseguir lo que quieren, tanto si formas parte de ello o no. Raramente son líderes queridos, ya que casi nunca resisten la tentación de hacer notar a los insignificantes lo pequeños que son. Son más respetados que queridos.


Cuando alguien les hace la vida difícil, los Superestrellas tienen rabietas. Castigan con severidad los pequeños fallos. No ignores sus rabietas, destruyen la moral y hacen a las personas recurrir a sus abogados.



4. Obsesivos-Compulsivos

 

Los Obsesivos-Compulsivos son adictos a la Seguridad, que creen que pueden conseguir mediante una atención escrupulosa al detalle y al control completo sobre “todo”. No disfrutan haciendo daño a los demás, pero lo harán si sus actos amenazan su sentido del control. No es su intención vengarse, pero se sienten impedidos a manifestar su opinión. Están obsesionados por el control.

 

Parecen muy suaves. Los cautivan con sus habilidades y credibilidad. Sólo cuando cometas un error te daras cuenta de lo viciosos que pueden llegar a ser. Nos consumen al negarnos su aprobación, sustituyéndola por pequeñas críticas y comentarios fuera de lugar acerca del error de nuestras acciones. No importa lo duro que hayas trabajado, o del cuidado que hayas tenido en seguir las reglas, no será suficiente. Llevan consigo una gran cantidad de resentimiento.

 

Los Perfeccionistas: Tratan de Controlar nuestras acciones, lo que hacemos y cómo lo hacemos. El perfeccionismo es un vicio enmascarado de virtud. Ellos no tienen ni idea del dolor que suponen para la gente que los rodea. No es que no se preocupen por lo que sienten los demás, simplemente se distraen tras los pequeños detalles. Nunca hacen las cosas de forma espontánea, excepto quizá percatarse de las faltas. Los Perfeccionistas normalmente cumplen las reglas, les guste o no. Son fáciles de reconocer, no pasa mucho tiempo sin sentirse ofendidos por algo.

 

Los Puritanos: Tratan de Controlar nuestra alma. Pretender hacer el mundo seguro a través de la verdad, la justicia y el amor y utilizan la censura, el castigo y la crueldad. Son una mezcla de contradiciones. Convierten nuestra vida en un infierno con la intención de llevarnos al cielo.

 

¿Por qué los Puritanos son tan mezquinos?.Porque no comprenden que la virtud es la única recompensa. Esperan que algún poder superior enaltezca a los santos y castigue a los pecadores. Creen en los castigos y la censura. No entienden que el castigo es una estrategia terrible para mejorar el comportamiento de los demás. Se reconocen porque se nos acercaran y nos dirán algo de lo que estamos haciendo, está mal.

 

Tanto los Perfeccionistas como los Puritanos disfrutan en secreto cuando causan pesar, porque se han hipnotizado a sí mismos y creen que lo que hacen es por nuestro propio bien.

 

5. Paranoicos

 

Su objetivo es conocer la Verdad y desterrar toda ambigüedad de sus vidas. Estos vampiros miran debajo de la superficie de las cosas en busca de significados ocultos y realidades más profundas. Los Paranoicos creen en lo que dicen . Si tienes algo que ocultar, un vampiro Paranoico lo encontrará. La única protección que tienes es manifestar la verdad clara y sin adornos. Pueden rasgar un corazón y romperlo en pedazos, sobre todo cuando pertenece a alguien cercano a ellos, cuyo único crimen es ser humano. Muy raramente perdonan.

 

Nos protegerán, mimarán y hasta pueden iluminar nuestras vidas. Todo lo que desean a cambio es una lealtad absoluta. Sin regateos; con ellos es todo o nada. Para algunas personas son lo mejor de su vida. Para otras no conducen a nada. Cuando la gente se acopla, ellos son felices, amorosos y generosos. La existencia paranoica es una traición imaginada detrás de otra. Si perciben traición, atacarán con tanta rapidez que nunca sabrás qué nos dio y por qué.

Visionarios: No dejes que la fuerza de su convicción para persuadir pueda ignorar los hechos. Buena parte de las ideas que se oyen a diario son producto del pensamiento paranoico. Algunas Ideas paranoicas son novedosas, útiles y rentables. El truco es saber la diferencia.

 

Monstruos de Ojos verdes: La Lealtad lo es todo para ellos, tan importante que simplemente no pueden aceptarla sobre la base de la fe. La hurgan, pinchan y a menudo la cuestionan a muerte. Dan lugar a los celos paranoicos.

Cuando las rabietas de los Paranoicos comienzan, por lo general duran toda la noche; lágrimas, explicaciones, sermones, razonamientos enmarañados, preguntas celosas, angustias exhibicionistas.

 

De sobra es sabido por todos que hay relaciones que pueden ser excesivamente perjudiciales para nosotros, generando un drama de enormes dimensiones y atentando contra nuestro equilibrio emocional. Hay personas que, intencionalmente o no, pueden hacernos sentir deprimidos, abrumados, enfadados e incluso aniquilados.

Identifica a las personas que te causan dolor emocional y genera tus mecanismos de autodefensa para que no se cobren tu bienestar psicológico. Tomar distancia y alejarse de las personas complicadas mejora la salud.

 

Fuente: “Vampiros Emocionales” de Albert J. Bernstein



Escribir comentario

Comentarios: 0

Nuestro chat...pide tu canción favorita

 Disfruta de este  chat,  puedes solicitar también  tu tema favorito con el locutor en turno... síguenos en FACEBOOK para que sepas sobre nuestros artículos y novedades.



Nuestras páginas amigas

Música chat
Radio El Refugio