Cómo elogiar en lugar de criticar

¿Tu primera reacción a todo es siempre criticar? ¿Estás siempre preparado para derrumbar las ilusiones de los demás? ¿La crítica es lo que resume tu personalidad? Si has contestado afirmativamente, puede que estés arriesgando demasiado para sentirte bien a costa de los demás. Y puedes perder muchas cosas: amistades, la confianza de los demás, y que los demás no tomen en cuenta tu perspectiva o juicio.


  Mientras que unas observaciones aquí y allá en algo que tú conoces pueden ser beneficiosas para los aprendices, dejar que la crítica domine tu vida puede llevarte a la soledad. En lugar de aislarte de esta forma, intenta cambiar poco a poco con ayuda de estos pasos.  

1
Date cuenta de tu hábito. Criticar a los demás es una forma simple de decir que “quiero que mi perspectiva del mundo sea la que domine y en realidad no quiero saber qué piensas tú”. Muchas veces es una forma de esconder heridas, ingenuidad o ignorancia (y la negación a admitirlo). Una necesidad constante de criticar también puede surgir por una creencia de superioridad. Lo cierto es que cuando estamos felices, rara vez criticamos a los demás. También puede que la crítica sea un simple hábito.
  • Por ejemplo, alguien experto en un trabajo particular puede que haya empezado a criticar las prácticas de los empleados por debajo de él debido a su experiencia; pero la tentación de extender esta práctica con la familia, las amistades y las interacciones sociales pronto empieza a afectar todo.
  • Date cuente de que todo está cambiando constantemente. Las personas que critican se arriesgan a basar sus comentarios en lo que han conocido en el pasado. En muchos casos, las cosas cambian y los criticones siguen atados a una vieja opinión que ya está obsoleta. Esto simplemente les hará parecer unos idiotas.

2  Aprende a apreciarte a ti mismo y tu vida. Aprecia las pequeñas y grandes cosas en tu vida, cosas por las que estás agradecido. Debes saber que tratamos a los demás de la misma forma que nos tratamos a nosotros. Intenta estar en paz contigo mismo y verás como tienen lugar los cambios. Dejarás de criticar a los demás y empezarás a ver cosas buenas, aspectos positivos que habías obviado. Pronto serás una influencia positiva para los demás.


  1. 3
    Aprende la diferencia entre crítica constructiva y crítica no constructiva. La crítica negativa consiste en decir a los demás lo que han hecho mal, de una forma con la que denigramos, silenciamos o distanciamos a alguien. Si este criticismo es constante y persistente, puede ser muy debilitante para quién lo recibe. La crítica constructiva, sin embargo, sirve para hacer saber a alguien que ha hecho algo que puede ser mejorado. Y elogiar es la acción deliberada de encontrar y celebrar todas las cosas positivas que alguien han hecho. Es posible cultivar esta actitud y convertirla en un hábito para ver siempre lo bueno en los demás.
    • A veces la gente confunde la crítica negativa continua con una forma de querer. Aunque es cierto que a veces necesitamos oír la cruda realidad para darnos cuenta de algunas cosas, pero hacerlo sin compasión ni apoyo puede dañar la relación que tenemos con esa persona.
  1. 4
    Pregúntate por qué no te gusta algo de alguien. Quizá te invada un sentimiento de celos, miedo, despecho, o molestia que no te deja ver las cosas positivas de esa persona.
  2. 5
    Haz un cambio. Una vez que te hayas aclarado por qué no te gusta algo o alguien y por qué tus críticas estás justificadas, piensa en lo que sí te gusta de la persona o de la situación. Si tienes razones para que algo no te guste, también debes tenerlas para que algo te guste. Puede que encuentres algo positivo entre tus pensamientos negativos.
    • Si se trata de una persona, busca al menos algo que te guste o que admires de ella, y concéntrate en lo que encuentres.
  1. 6
    No odies a las personas. Esto derrumba todos los argumentos por los que no te gustan. Piensa que el odio no es una razón suficiente para la crítica. Hazlo siempre y pronto se convertirá en un hábito.
  2. 7
    Recuerda que tener un temperamento agradable te abrirá más puertas que ser un simple gruñón. Es tan simple como que las personas responden mejor a un acercamiento positivo y agradable que a las críticas. El secreto es respetar y motivar a los demás sobre si mismos.
    • Antes de criticar, piensa en lo que a ti te gustaría escuchar. Ponte en el lugar de los demás.
  1. 8
    Busca la manera de elogiar. Si no se te ocurre nada, pasa un poco de tiempo pensando frases y presta atención a los elogios de otras personas. Ponlas en práctica y observa la respuesta positiva de los demás. Algunos buenos elogios son:
    • "Has hecho un buen trabajo con..."
    • "Has mejorado en..."
    • "Me dices que no puedes hacerlo, pero yo creo que sí puedes."
    • "Estoy segura de que eres capaz de afrontarlo."
    • "¡Sigue intentándolo!"
    • "Creo que tu estilo es fascinante. No es algo a lo que esté acostumbrado pero me gustaría saber algo más."
  2. 9
    No temas en dar críticas constructivas. Como ya hemos discutido, simplemente elogiar y no dar opiniones puede resultar en mediocridad. S tienes sugerencias para ayudar a mejorar que puedan motivar a los demás, no te contengas. Sólo asegúrate de que tus comentarios van a recibirse de una forma beneficiosa, no dañina.
    • Da indirectas. Si tienes problemas con los elogios, piensa en lo que puedes decir para ayudar. Decir a alguien que debe trabajar más en algo no es malo, y no deberían tomarlo como algo personal siempre que no lo digas de una forma grosera.
    • Piensa en cómo decir tus mensajes negativos. Incluirse en el comentario puede ayudar: "Cómo crees que deberíamos mejorar...?"
    • Una forma de decir que algo ha sido muy malo es decir: "Yo creo en ti. Simplemente no me ha gustado lo que has hecho. Eres mucho mejor que eso."
    • Deja que los demás también te hagan comentarios. Esto te ayudará a crecer y a aprender.

Consejos


  • Lleva una libreta con tu vocabulario para elogiar. No hay nada de malo en recordar los  motivadores de elogios que te funcionan.
  • Si no puedes pensar en algo agradable en el momento, dile a esa persona que hablarás con ellas cuando hayas reflexionado un poco. Haz esto sólo cuando tenga sentido tomarse un tiempo para pensar, como cuando se trate de alguna producción creativa, como un vídeo o una novela.
  • Elogia sobre las pequeñas cosas primero, y luego trabaja sobre las cosas mayores. Esto te da espacio para mejorar tu comodidad con los éxitos de los demás y a aprender que tener gente inteligente a tu lado es una ventaja, no una amenaza.
  • Se paciente. Puede que no todas las personas tengan tanto talento como tú, así que asegúrate de no esperar que los demás sean perfectos, porque eso no va a ocurrir. Además todo tenemos nuestros puntos fuertes y nuestras debilidades, así que es muy respetable dar una oportunidad antes de criticar, ya que lo último que querrías sería que alguien te criticara por “intentarlo”.

Fuente: http://es.wikihow.com/e

SÍGUENOS EN FACE Y REVISA MAS HISTORIAS COMO ESTAS

SI TE GUSTO LA HISTORIA NO DEJES DE COMPARTIRLA 


Escribir comentario

Comentarios: 0

Nuestro chat...pide tu canción favorita

 Disfruta de este  chat,  puedes solicitar también  tu tema favorito con el locutor en turno... síguenos en FACEBOOK para que sepas sobre nuestros artículos y novedades.



Nuestras páginas amigas

Música chat
Radio El Refugio