Evita juntarte con gente tóxica, tu salud lo agradecerá

A todos nos gusta la gente auténtica, la que actúa desde el corazón, la que vibra con sus sueños, la que asume la responsabilidad de sus decisiones y de sus actos. No nos gusta tener que decir a nadie lo que tiene que hacer ni andar huyendo de los comentarios malintenciados que solo buscan destruir.



Nos gustan las personas que son justas y agradecidas, las que no buscan recompensas fuera de sí mismas, las que actúan de manera desinteresada, las que confían en nosotros y nos animan a perseguir nuestros sueños.


No, no es fácil lidiar con gente que desde su maldad viene a provocar una catástrofe en nuestra vida. Resulta muy complicado colgar un cartel en la relación cuando las intenciones están enmascaradas y los sentimientos nos ciegan.


Por inexplicable que nos parezca, solemos vivir sometidos a estas relaciones porque relegamos de puesto a nuestra mente y no la dejamos trabajar sin el estorbo de las expectativas y de la incredulidad. No nos damos cuenta de que así es imposible poner distancia emocional y comenzar a liberarnos de las malas personas. Por eso es tan difícil este proceso.


Las buenas personas son las realmente importantes en nuestra vida


La gente de la que nos gusta rodearnos conoce el valor de la alegría y de la tristeza, procura no lastimar ni herir a los demás, regala sonrisas y ofrece su oxígeno cuando alguien se queda sin aire.


Las personas que nos gustan contagian sinceridad y hablan con franqueza, son fieles y leales, y persisten para alcanzar sus sueños. Son personas de las que nos encanta rodearnos porque juegan con valores que nos hace sentir bien y sanan las heridas del pasado.


Aquellas personas son las que crean la alegría y hacen morir a la pena, las que no se avergüenzan de reconocer sus defectos, las que aceptan sus errores y aprenden de ellos. Son esas personas las que nos abrazan y recomponen nuestras partes rotas, haciendo que nuestros males se diluyan en el mar del olvido.


Ellas se resisten a los juicios y permiten que les muestres tu historia, ignoran los rumores y no se inventan tu vida. Son aquellas que se desatan de las habladurías a pesar del esfuerzo que supone, “que tienen personalidad” y que actúan con coraje ante las injusticias.


Las personas de las que merece la pena rodearnos son aquellas que hablan el idioma de la sensibilidad, las que son solidarias, buenas y respetuosas, las que no intoxican nuestra vida, las que conocen los buenos valores y los practican.

Alejarnos del dolor nos acerca a la felicidad


Merece la pena abrir los ojos ante el mundo y evitar juntarnos con gente que nos apaga la vida y que intenta dificultar nuestra existencia. Tenemos que intentar brillar, encontrar nuestro camino y librarnos de las etiquetas.


Distanciándonos emocionalmente de las personas que nos hieren conseguiremos alejarnos del miedo, del dolor y de la toxicidad. De esta manera, conseguiremos que nuestra autoestima solo dependa de nosotros, evitando dejarla desprotegida y ocasionando que otros nos empequeñezcan.


No se trata de hacerlo físicamente, sino de conseguir una distancia emocional que nos permita ocuparnos de resolver lo que sucede cada día sin amargarnos por intentar adivinar sus próximas intenciones.

Evita los ambientes conflictivos que no conlleven ningún tipo de crecimiento, pues rápidamente se adueñan de nosotros, de nuestra cordura y de nuestra salud emocional.La vida es demasiado corta como para angustiarnos por aquello que pretende dañarnos.


Recuerda que somos nosotros los que ofrecemos validez a las opiniones y los actos de los demás. Por eso, otorga importancia a aquellas personas que te tratan bien y que te quieren. De lo demás procura alejarte sin remordimientos, tu salud emocional lo agradecerá.

Fuente: http://lamenteesmaravillosa.com/

SÍGUENOS EN FACE Y REVISA MAS HISTORIAS COMO ESTAS

SI TE GUSTO LA HISTORIA NO DEJES DE COMPARTIRLA 


Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Eva (jueves, 01 septiembre 2016 21:21)

    Me parece que no se puede hablar de personas tóxicas, si de comportamientos tóxicos. Hablar de personas tóxicas es poner una etiqueta a una persona, y ponerla en el camino de la incomunicación. Es demoledor para la persona, y solo hace que agravar su problema. Me parece poco profesional y poco acertado. Lo correcto es detectar comportamientos tóxicos y evitarlos, pero no a las personas.

Nuestro chat...pide tu canción favorita

 Disfruta de este  chat,  puedes solicitar también  tu tema favorito con el locutor en turno... síguenos en FACEBOOK para que sepas sobre nuestros artículos y novedades.



Nuestras páginas amigas

Música chat
Radio El Refugio