Madre e hijo, unidos en la salud y en la enfermedad

¿Qué puedo hacer, como madre, por la salud de mi hijo?

 

Cuando la salud de tu hijo está en juego, lo habitual es seguir los consejos del médico, sus indicaciones, el tratamientos,…  Y además hay algo que sólo tú como madre puedes hacer por su salud…

 

“La madre y el niño están fusionados desde la concepción hasta los dos o tres años de la vida del hijo. El bebé se construye en el sistema de representación del espíritu de la madre: todo lo que la madre siente, le preocupa o rechaza, todo lo que ella ha relegado a la sombra es vivido como propio por el niño“

 

 

“LA SOMBRA es una expresión de la psicología de Jung que designa estas partes desconocidas de la psique”. 

 

 

Todos tenemos sombra, es nuestro lado oscuro, esa parte de nosotros que no nos gusta, no aceptamos, rechazamos y reprimimos. Se forma cuando somos pequeños, cuando necesitamos, por encima de todo, que nos quieran y nos protejan, hacemos lo posible por agradar y vamos desechando esas partes de nosotros que no son aceptadas. Cuando somos adultos todo eso está bien guardado y olvidado en el inconsciente y la forma en que se manifiesta es con la proyección. Proyectamos nuestra sombra en los demás, en nuestras relaciones, en nuestro cuerpo. La sombra quiere ser reconocida e integrada, se muestra para que la aceptemos como parte de nuestra totalidad.

 

“En la medida en que una mujer se hace cargo de su propia sombra, libera a su hijo de la manifestación de dicha sombra.”

 

En este vídeo, Carme Casanueva nos habla de su experiencia personal, en relación a su hijo, que fue diagnosticado de la Enfermedad de Kawasaki y que recuperó totalmente la salud con la ayuda de la Bioneuroemoción®. También nos habla de otra dificultad de su hijo que se resolvió con éxito de la misma manera, después de una toma de conciencia de Carme y de realizar un cambio importante en su vida.

 

“La fusión emocional del recién nacido y la madre se mantiene sin cambios hasta los 9 meses que el bebé logra el desplazamiento autónomo. Pero los bebés son seres fusionados y, para entrar en relación con los demás necesitan crear vínculos con cada persona u objeto que se incorpora a su ambiente. Esta relación la establece a través del vínculo con la madre”

 

“Las enfermedades de los niños se pueden equiparar al estado de la madre. Los síntomas son portadores de información precisa: el síntoma del niño indica el conflicto emocional que experimenta la madre. La enfermedad del niño es una manifestación de la sombra.”

“¡¡A!! ¿Entonces yo soy la culpable?”  “No, tu tienes la solución”

 

Función madre: PROTECCIÓN

 

Es importante dejar claro que no hay culpables, y que es maravilloso que, como madre, tengas la oportunidad de ayudar a tu hijo, ayudándote a ti misma. Observando las situaciones de tu vida, sintiendo tus emociones, sin reprimirlas, dejándolas ser y actuando en coherencia con ellas y con tus pensamientos. Vivir en coherencia puede ser una forma muy buena de prevenir enfermedades.

La madre tiene un papel fundamental en los primeros años de vida del niño, la función de la madre es proteger a su hijo, y la función del padre durante ese periodo es el de proteger a la madre. Posteriormente, y de forma progresiva, con el crecimiento del niño, la función del padre es la dedarle permiso para salir al mundo.

 

Función padre: PERMISO

 

“La separación emocional de la madre se inicia hacia los dos o tres años y termina en la adolescencia, hacia los 13 o 14. A partir de los 3 años, cuando el niño empieza a desprenderse progresivamente de la fusión emocional, el padre debe intervenir para facilitar esta separación y liberar tanto a la madre como al niño. Es el padre el que coloca al niño en el mundo adulto”

 

 

 

Para finalizar, me gustaría comentar dos puntos:

 

ROLES. Cuando hablo de función me estoy refiriendo a roles, el rol de madre y el rol de padre. Estos roles pueden intercambiarse, puede ser el padre el que haga el rol de madre y viceversa, o pueden ser los abuelos, los padres adoptivos, u otras personas. Hay que tener esto en cuenta para saber con quién está el niño fusionado emocionalmente.

 

TRATAMIENTO MÉDICO. En cuanto a la Bioneuroemoción®, quiero aclarar, que no es un sustituto de la medicina convencional, sino que es un complemento que puede ser de ayuda en cualquier tratamiento médico que se esté siguiendo.

 

Los niños aprenden más por lo que hacemos que por lo que decimos. Seamos un ejemplo para ellos.

 

Fuente: http://biosinapsis.com/madre-e-hijo-unidos-en-la-salud-y-en-la-enfermedad/

 

SÍGUENOS EN FACE Y REVISA MAS HISTORIAS COMO ESTAS

SI TE GUSTO LA HISTORIA NO DEJES DE COMPARTIRLA 


Escribir comentario

Comentarios: 0

Nuestro chat...pide tu canción favorita

 Disfruta de este  chat,  puedes solicitar también  tu tema favorito con el locutor en turno... síguenos en FACEBOOK para que sepas sobre nuestros artículos y novedades.



Nuestras páginas amigas

Música chat
Radio El Refugio