AYÚDENME A SANAR, QUIERO SANAR, SÁNENME!

 

Si yo les dijera, cuántas veces al día leo y escucho éstas frases, no me lo creerían.

Y lo entiendo, porque hasta yo he pasado por esa situación, y es que a veces está uno tan enfermo, que en lo único que se piensa, es en que baje un ser celestial, que nos toque con su blanco manto y nos sane. Así!

 

Aún recuerdo que hace algunos años, calculo que como 8 o 9 , tuve una bronquitis tan pero tan fuerte, que yo creí, sentí, pensé, aseguré que me moría.

 

No podía respirar, tenía fiebre, tosía sacando los pulmones con todo y huesos creo, los antibióticos no servían para nada y yo no sabía qué hacer.

 

Y es que ante la “crisis”, pareciera que el cerebro, deja de funcionar, dejamos de pensar, dejamos de razonar y únicamente rogamos porque alguien más nos ayude.

 

Cuando uno entra en éste mundo de la Biodescodificación, la vida cambia por completo.

 

Hasta un simple y sencillo estornudo, se convierte en un análisis mental inmediato de:

- ¿Qué dije?, ¿Qué me dijeron?, ¿Qué me molestó?, etc.

Y es que hay una regla de oro en Biodescodificación: EL CAMBIO ESTÁ EN UNO MISMO.

Uno mismo es el que debe revisar lo que sucedió, lo que nos dolió, lo que nos molestó, lo que nos angustió, porque sólo así, daremos con la razón de nuestro síntoma.

 

De más está decir, que mi bronquitis (amenaza en el territorio), se debió aquella vez a una visita de amigos a mi casa (yo no esperaba visitas), que fluyó en una plática de burlas y críticas (cosa que me molestó) y terminó bastante tarde, mucho después de la hora que yo tenía planeada para irme a dormir. En pocas palabras, una tortura dentro de mi territorio.

También sobra decir, que mi fiebre, mi tos, mi molestia, era ya la fase de solución de aquella amenaza en mi territorio, y que yo ya había superado la inesperada visita, y que de un día a otro desapareció sin más.

 

Lo malo, es que no todas las personas tienen la suerte de llegar a un punto de conocimiento, de razonamiento, de cambio.

Yo, a partir de aquella visita, ya no convivo con esos amigos, fue el cambio que decidí hacer, y si llego a hacerlo, es en un lugar neutral, no en mi casa. De esa manera, pongo mis límites y estoy en paz.

 

De ésta manera, cuando la única función de la Biodescodificación es decirte EN QUÉ TE ESTÁS EQUIVOCANDO, para que tú te sanes a ti mismo sanado lo que haces, lo que eres, lo que crees, etc. Se convierte en la equivocada idea de “sáname”… y la Biodescodificación no está para eso.

 

Que son muchos conceptos, sí. Que qué flojera aprenderse todo eso, tal vez, que a mí sólo me interesa tal síntoma y no quiero saber más, válido. Pero, ¿por qué es tan difícil para la gran mayoría de las personas, cambiar o cambiar su entorno?

Quieren sanar mágicamente, sin tomar nada, hacer nada sin razonar nada. Y aquí entramos ya en otro paradigma, y es la evolución como ser humano consciente. Y lamentablemente, no todos estamos listos para ello.

 

Es más fácil ir al médico, que nos revise, nos recete un medicamento potente, que sentarnos a analizar nuestra vida.

Y todavía, encima de eso, le otorgamos el mágico poder al médico de diagnosticarnos equivocadamente, de meternos miedo, de limitar nuestra ya caótica vida con las benditas etiquetas de: diabético, hipertenso, obeso, asmático, alérgico, cáncer etapa 4, etc.

 

Cuando de lo único que se trataba, si logramos sobrevivir a eso, era sentarnos a revisar si realmente estamos viviendo la vida que deseamos y cómo percibimos todo nuestro entorno.

 

Tengo más de 5 años sin padecer siquiera una gripe o un dolor de cabeza. Y no me siento especial por ello, no. Siento una gran responsabilidad para conmigo. Es como si fuera manejando un auto, sobre una autopista sin fin, en donde no me puedo distraer ni un solo segundo porque me estrello.

 

Y es que todos los días se presentan situaciones tan diversas, que, si no estamos en pleno control de nuestras reacciones, nos pueden alterar, hacer gritar, hacer llorar, etc.

No todo es miel sobre hojuelas, bueno fuera.

 

Tenemos que permanecer atentos todo el tiempo, disfrutando la vida sí, pero a la vez atentos de nuestros miedos, de nuestros apegos, de nuestras creencias, e ir trabajando con eso para no caer, para no enfermar.

 

Todos los días, revisando el trabajo, los amigos, la familia y hacer que todo esté en equilibrio o lo más parecido a ello.

Así pues, si ustedes están viviendo una situación de enfermedad grave, tomen sus medicamentos, sigan sus tratamientos, pero regálense unos minutos, para revisar su vida, para decidir qué cambios deben hacerse, para simplemente, estar bien.

 

Fuente: Akasha Sanación Integral

SÍGUENOS EN FACE Y REVISA MAS HISTORIAS COMO ESTAS


Esta pagina es de recopilación de  diferentes artículos que encontramos en la red, que pueda servir de autoayuda, autocuración, biodescodficación, bioneuroemociones, historias, frases, artículos psicológicos y mucho más. Somos respetuosos  de la fuente origen de donde fue extraído el articulo. 

Escribir comentario

Comentarios: 0

Nuestro chat...pide tu canción favorita

 Disfruta de este  chat,  puedes solicitar también  tu tema favorito con el locutor en turno... síguenos en FACEBOOK para que sepas sobre nuestros artículos y novedades.



Nuestras páginas amigas

Música chat
Radio El Refugio